sábado, 30 de abril de 2016

Bildu: dónde quedaron los aires de cambio en Getxo


Vaya plan para Bildu el del plenazo de Abril donde escenificaron el acuerdo con PNV y PSOE para sacar adelante los presupuestos muncipales, que son - a nadie le quepa duda, los del PNV -. El plan era gastronómico: comerse un sapo; gigante, espinoso, indigesto. Vendido como resultado de un proceso participativo, lo cierto es que ha primado la obediencia debida a los jefes de arriba, previo pacto con PNV para sacar la ley local y organización de Eudel mediante. También la imperiosa necesidad - consecuencia de una histórica necedad - del PNV por sacar unos presupuestos en forma tras medio lustro de prórrogas por la incapacidad de llegar a acuerdos. LLegados a este puento hemos de detenernos. Era el momento de Bildu, dada la nece-sidad del PNv, de al menos "arrancarle" algo de fuste. Que Bildu ha dilapidado desde 2011 un apoyo hetereogéneo y un mandato de unión social igual de heterogenea en Euskalherria y en Getxo en particular, es evidente. Ahí nos encontramos a una izquierda abertzale que ha asumido que su hermano mayor es el PNV, y que su propio papel es mancharle el dedo gordo del pie con el que pisa de un rojo cereza de progresismo poco menos que cultural. El aluvión de votos en aquel lejano 2011 fue interpretado por Bildu como el respaldo a lo que expiraba dentro de ella. Y la suma de fuerzas que integraron Bildu fue interpretado como la causa del respaldo popular, cuando este no estaba ni en estas ni siquiera en la futuro Sortu. ¿Por qué hablamos de esto a riesgo de parecer sentar cátedra a vuelapluma? Porque algunos de quienes formalizamos e impulsamos Independientes de Getxo votamos o respaldamos, junto a la candidatura municipal que impulsamos en 2011, a Bildu. La reacción de Bildu frente a los 757 votos de Independientes de Getxo en 2011 fue airado: esos votos les habían impedido hacerse con el 5º concejal, eran votos desperdiciados...

Y con este parto, Bildu nació ya viejo en su propio reproche, en un ombliguismo basado en el número de votos, añejo. Pero sobre todo, paralizado. Lo poco que en Getxo había de movimiento vecinal, social, ecologista estaba ya lejos de lo que fuera su nutrida vera. ¿Qué más le daba, si el número, ese caliz litúrgico de la democracia y la partidocracia, le avalaba? Y ahí fue donde nada más abrir la puerta se cerraron sus ventanas. Lo que era un mandato social de crear lo que son hoy las CUP en Cataluña, quedó en un Santiago y cierra el chiringuito por parafrasear a un ilustre visitante abertzale en este foro. Y esos 757 votos de Independientes - y otros aún más numerosos - ni quienes lo impulsamos nos quedamos a ver pasar el tren de la deriva "demócrata pragmática" bajo nuestras siempre vidas derrotadas.

Al nacer una fuerza impulsada entre otros por Independientes - junto a Equo, Ezker Anitza, y Podemos, además de personas sin identificación - y cobrar ésta, GUK, vida salida del apoyo de la gente mediante firmas en la misma calle y recibir el apoyo de más de 5.800 personas superando en poco a Bildu, pensamos que por fin se abría un necesario frente en un rumbo por un cambio en Getxo. Como en una reedición de la película de la marmota, se repetía en Bildu la reacción que ya tuvieron en 2011. Solo que esta vez, no eran 757 votos los que le fueron "restados": eran casi 3.000 personas. Y como no hay dos sin tres, vinieron los ataques de Bildu hacia GUK por la "demagogia" de nuestro discurso salido desde los barrios. Y como no hay tres sin cuatro, estamos con un acuerdo, más bien un ungüento, de Bildu a un PNV que necesita a su vez a un PSOE en descomposición total en Getxo, para sacarles a ambos unos presupuestos a cambio de unos miles de euros que Bildu pùede vender en estudios, prospecciones del primer sector en Andra Mari. Tantos años de lucha para conseguir que el PNV observe, estudie, recapacite. Y este sello de final abrupto puede observarse en los rostros de los concejales de Bildu en Getxo que tuvieron la desgracia de representar el teatrillo del acuerdo con el PSOE y PNv en el aciago pleno del 27 de abril de 2015.

Lo que queda por hacer en este pueblo, es para los demás, es decir, en las fronteras del afuera de consignas y estructuras. Y matizamos. Sería injusto no reconocer la lucha de un inmenso colectivo del pueblo de Getxo por las libertades políticas, sociales, de género, y de otro tipo que han sido defendidas, durante lustros en solitario por la izquierda abertzale. Esas brasas han quedado petrificadas en democráticas cenizas que se blanden en el acuerdo con el PNV y el PSOE este 27 de abril de 2015. En Getxo y en la Comunidad autónoma.

viernes, 15 de abril de 2016

Bildu se lanza al bolero... de los panchitos

"Si tú me dices ven lo abstengo todo" es la tonadilla con su arpegio que suena en el acuerdo entre PNV y Bildu en Getxo para aprobar lo que es de facto un acuerdo de legislatura. Así de fuerte: porque un acuerdo de presupuestos que puede ser prorrogado los años que al PNV le hagan falta, es un acuerdo de legislatura. Ni más ni menos. Para pantomimas, mejor montar el circo en el malecón del puerto viejo.

Que el acuerdo entre PNV y Bildu llega más allá salta a la vista. Lo poco que se sabe hace sonar incluso las alarmas. Que Bildu publicite con pomposidad que consigue que el PNV "gire" a la izquierda, invita a la reflexión psiquiátrica. ¿A la izquierda de dónde? ¿a la izquierda de su derecha? ¿ a la izquierda mañosa de su liberalismo centrista que permite que todo sea igual que lo igual de los distinto de hace años cuando pactaba con otros tonteadores rojillos? El exiguo pacto entre las sucursales mayores de Bildu y PNV en torno a la ley municipal, así parece sospecharlo.

Todo es un revoltijo, en el que la marea del agua que a Bildu le soprepasa beneficia al PNV, pescador agraciado no por zorro sino por viejo. Solo hace falta mirar la capacidad presupuestaria del equipo de gobierno, y algo muy importante: que el alcalde seguirá teniendo la capacidad de modificar las partidas presupuestarias. GUK propuso a Bildu que en su negociación considerase como punto mínimo que el alcalde devolviera al pleno esa capacidad de sustraer partidas a su antojo. Para Bildu, esa no era al parecer cuestión fundamental: su acuerdo en lo que se refiere a partidas presupuestarias queda en las manos del alcalde. Gracias a esta dispoción el regidor Landa ha vaciado el fondo de 24 millones de euros para vivienda social, y los ha destinado a equipamientos como el Antzoki y la kultur Etxea en Romo. No parece que el giro izquierdista que Bildu vislumbra conlleve que el control del destino de los dineros vuelva al pleno, sino que siga en las discrecionales manos, ahora por magia izquierdosas, del alcalde, regidor que ha vaciado fondos y recursos a razón de más de 3.000 millones de pesetas.

El esperpento de las elecciones estatales, autonómicas, y el resultado de las municipales previas a ellas, descoloca a quienes están en la antesala del psiquiátrico viendo réditos electorales ajenos y propios. Aceptar un aguinaldo para vender que se ha recibido una herencia, como pretende Bildu con su acuerdo presupuestario, cuanto menos resulta ojiplático. En los detalles entraremos cuando nos sobren las ganas que volver a decepcionarnos como ocurriera en 2011 cuando Bildu permitió destinar más de 7 millones para la fase 6 del Antzoki. De momento, y hasta estos tres años y medio que quedan, acostumbrémonos al bolero panchito de Bildu que sonará en los batzokis de Getxo y que tantos corridos agraciará en los despachos del PNV.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Fin de año, comienzo de un ciclo nuevo en Getxo


Este final de año pretendemos que sea el inicio de un final de ciclo. Del final del nepotismo político y clientelar en Getxo, y el comienzo de una brecha abierta por la gente en este muro de casi 40 años, más abyecto que el de Berlín, en nuestro pueblo. Por eso, quienes formamos Independientes de Getxo impulsamos junto a millares de personas GUK. Y GUK ha sido en estos meses, cual ejército de Pancho Villa, como con desdén lo califican algunos partidos instaurados, el digno acicate en los plenos, la necesaria denuncia del desmán urbanístico y corrupto. Ha ejercitado la política sin aprovecharse del estipendio con el se financian los partidos - renunciando a 90.000 euros que debieran ir para las personas de Getxo. Quienes formamos GUK queremos más, aunque vayamos paso a paso: revivir la política calle a calle y barrio a barrio; recuperar la autogestión política de las personas y los colectivos; cambiar el cinismo de nuestra era por la esperanza de un cambio. No hemos venido a salvar escollos de un sistema temerario y depredador, sino a ejercitar con el común sentido entre todas las personas el futuro común que ya es presente.

Esta es una lucha colectiva que requiere más y más voces, más y más manos. Esta es una lucha donde tenemos que tejer, frente al desamparo y la mercantilización imperantes, la reciprocidad humana. Un ayuntamiento, proveniente del verbo ayuntar – juntar - no es más que el amparo solidario hacia todas las personas de un mismo lugar. Y hoy, frente al discurso lesivo y demagógico de los que mal gestionan lo de todos, son un buen número el colectivo de personas empobrecidas, violentadas, perseguidas, en nuestro pueblo. Este final de año queremos que sea el principio del fin de esa injusticia que la sentimos como propia día a día. No podemos, por tanto, felicitar el fin o comienzo del año; te pedimos que con nosotros des pie al cambio de ciclo día a día en Getxo. Besarkada bat.

jueves, 26 de noviembre de 2015

GUK se convierte en la campaña del PP



Así de escasas están las ideas en el partido popular. Después de la emisión del vídeo plagiado sobre la recuperación de España malogrado por el PP de la metrópoli, el PP de Getxo al menos ha tenido una recurrente idea, aunque también ajena para intentar dar vidilla a su hasta ahora insulsa campaña: obsesionarse con GUK. Después de lanzar el grito en el cielo para que ningún partido de la oposición hiciera oposición al PP, es el partido popular el que hace oposición a la única oposición que va quedando en Getxo, GUK. Razones haylas, y parecen montantes. Desde aquel pleno en el que el PP consiguió del PNV 5 retribuciones y una de ellas doble,a cambio de garantizar retribuciones de asesores y concejales a espuertas, poco se supo de esa oposición acaso de tono responsable que vaticinaba algún líder popular.

El mal gobierno del PNV reengrasó sus tuercas en junio: con más minoría y con un acompañante, el PSOE, que pide a gritos algunas rupias ante su propio desastre. Sólo las voces de GUK y Bildu han puesto coto al desmán de un PNV limitado pero arrogante. El despropósito es un cúmulo de desatinos, y tanto va el cántaro a la fuente en silencio, que al final abrir los labios es el error fatal. El del PP es avalar de la forma más peregrina el mal hacer del PNV. Y en especial en las últimas semanas con para todas las personas y el vecindario del Puerto Viejo. Con una mezclada de esa demagogia de proximidad que tan pocos votos le ha reportado en cuantos barrios ha querido asomarse, el PP se atreve, en comanda con el alcalde, a reprochar a GUK que pida el convenio de la ayuda a la asociación del Puerto Viejo, para saber los términos reales de la ayuda y no hacer como de costumbre un brindis al sol, y con ello sacar la cara a un equipo de gobierno que busca un gesto con el Puerto Viejo en campaña electoral.

Sabemos pues que al tripartito en Getxo - la triple P- le gusta presentar acuerdos para su votación pero sin enseñar un detalle mínimo del mismo, aún menos un plan de viabilidad y haciéndolo en época electoral. De esta pasta esta hecha la cualificación de nuestros gestores. Incapaces han sido de acelerar en dos años un plan de rehabilitación integral que abarcaría más problemáticas de las abordadas en el supuesto último acuerdo - porque el Puerto Viejo padece de muchos males, y las termitas son sólo uno de ellos -. Como el mal estudiante, a toda prisa, para el alcalde y su concejal de urbanismo el examen se hace infranqueable. Precisamente, porque en GUK apostamos por la participación vecinal, la maniobra del equipo de gobierno es menos tolerable. Para salvar su incapacidad, recurre a la demagogia. En comanda PNV y PP cacarean acusación a GUK, nada menos que de "ir contra los vecinos". Extasiados, ya pueden dar por buena la legislatura y jugar como algún concejal al tetris en esas mañanas anodinas(1).

Que el Puerto Viejo adolece de graves problemas lo viene denunciando la asociación de vecinos hace años. Sus asociados y todos los habitantes de su barrio pensaron que en vez de mar, tenían arena, porque lo suyo fue predicar en el desierto. En GUK consideramos más serio mirar a la luna y no al dedo del alcalde. Es obvio que no estamos en contra de ningún acuerdo ni de la gestión autónoma en los barrios, como ya defendimos en campaña respecto al Puerto Viejo. Otra cosa muy distinta es dar el visto bueno a un acuerdo del que nada se sabe ni se ha mostrado, aunque con eso baste para que a la triple P les sepa a miel hasta el empacho. Parapetarse en la digna labor de una asociación no exhime de responsabilidad al alcalde y a su concejal por haberse cruzado de brazos estos dos últimos años. La responsabilidad es por lo que apuesta GUK, barrio a barrio, persona a persona.




martes, 30 de junio de 2015

La tramoya del primer pleno: todo por la pasta

Tramoya: Enredo dispuesto con ingenio, disimulo y maña.

El pleno de hoy 30 de junio de 2015 ha sido el de la tramoya. El del reparto de las retribuciones de concejales y asesores. Una tramoya pactada hace tiempo a tres bandas: pnv, pp y psoe. Gracias a elevar asignaciones y liberados, el pnv se queda con casi la mitad del dinero de concejales y asesores - pese a tener un 34% de respaldo popular -; el psoe come una porción de quesito que ni se la imaginaba además de entrar en el gobierno municipal por acuerdos urdidos fuera de nuestro pueblo; y el pp libera a tres concejales, dos de ellos cobrando la dedicación exlcusiva retribuida por el ayuntamiento y haciéndola compatible con su dedicación a la abogacía - no se trataba de dedicación; se trata de cobrar de donde sea, y en eso el alcalde Imanol Landa concede si el PP cede a que el pnv pueda seguir cobrando de donde siempre: las arcas municipales. Guk proponía una retribución equitativa al respaldo popular, conllevando para los getxotarras un ahorro de 400.000 euros en esta legislatura que pudieran bien destinarse a necesidades más acuciantes - que haberlas vaya si las hay -; EH Bildu se manifestó en similar sentido. Pero la tramoya tenía sus garfios bien engrasados. Suben las retribuciones a concejales y asesores. Cada año serán casi 2 millones de euros. Guk rebajará su asignación a una media dedicación.

Hacía años que un pleno municipal no albergaba un teatrillo tan puesto al descubierto por la oposición - GUK y EH Bildu -. Han quedado en solfa dos cuestiones primordiales: la retribución municipal de concejales y asesores como via de financiación de partidos, y la falta de proyecto de pueblo de la que adolece el pnv.

El primer y principal acto de la tramoya ha sido desmontado. Y los getxotarras, convertidos a espectadores del espectáculo que diría Debord, son los paganos.

martes, 26 de mayo de 2015

Tiempo de cambio: es la hora en Getxo


Es gracioso. Quizá porque el momento tenga su gracia. En Getxo, una agrupación vecinal obtiene 5.809 apoyos y no es noticia. Ergo, el partido de la pasta vasca, ha perdido 557 votos, un concejal y obtiene una minoría aún más minoritaria. De haber una Rita Barberá, que haberlo lo hay, en este chusco PNV getxotarra diría "vaya hostía, pequeña". Pero hostia consagrada al fin y al cabo para un alcalde Landa II - el III ya veremos, ya veremos -, que se aferró siempre a los votos de su partido para desacreditar toda reivindicación, por mesurada que fuera, al rodillo del mando y ejecuto. Tiempo muerto. Queremos reconocer - porque hemos estado historicamnete entre ellos y entre ellos nos contamos - a quienes ningún medio hoy ni nunca reconoció, y que llevan ganando muchas elecciones, pero especialemnte estas: quienes han decidido no delegar su voto a nadie son 23.232 getxotarras. Ellos y ellas han ganado estas elecciones. Son más que el pnv y el pp juntos. Su opción política es la mayoritaria. Que ningún escriba del status quo ni advenedizo confunda. El segundo ganador: la agrupación vecinal GUK, 5.809 personas detrás; tercera fuerza en el ayuntamiento.

El auge de GUK no puede más que sumarse a quienes desde hace muchos años luchan en las más diversas causas en Getxo. Vecinales, sociales, autoorganizadas. Antes y ahora, en unos tiempos no de oscuras nubes sino de involución solo imaginable en las novelas más distópicas. Puede que meter una papeleta en una hurna vaya a ser el principal derecho que se conceda. Pues es en todo lo demás en donde hay que fijar una trinchera. Para recuperar lo que desde el poder de allá y acá - el de acá ya saben quien es - pretenden arrebatar con bisturí democrático. Pues va a ser que no. Getxo dice que no. Y que sí a la alternativa. Sí a un municipalismo barrio a barrio. Sí a un pueblo sin vecinos expulsados de su inalienable vivienda - por la policia municipal -. Sí a un pueblo y no un negocio urbano y de servicios. Sí a nuestro pueblo. Sí a la gente. Este anhelo y otros 5.809 más conforman GUK.

Sois 5.809, sois miles y miles los que luchais desde tiempos inmemoriables, sois 23.232 lo que quereis que nadie decida en vuestro lugar. Es tiempo de cambio. Ya era hora. Es nuestra hora.

lunes, 25 de mayo de 2015

GUK, tercera fuerza en Getxo

Guk, con 5.809 personas apoyando con su voto, se ha convertido en la tercera fuerza en Getxo. Es una irrupción sin precedentes en nuestro pueblo. De la gente que anhela y reclama un cambio. Si consideramos el de GUK y el de Bildu, ambas serían la segunda fuerza a escasos dos mil votos del PNV. Es por tanto un signo de cambio en Getxo. Quienes desde Independientes participamos en GUK queremos hacernos vinculados al reclamo de todos los miles y miles de getxotarras que han luchado antes que nosotros, con nosotros ahora y esperamos que mañana por un Getxo posible y necesario.

Los tiempos están cambiando

viernes, 22 de mayo de 2015

Vota GUK, por el cambio en Getxo

Independientes de Getxo - Getxoko Independienteak pide el voto para la agrupación vecinal getxotarra GUK que se presenta a estas elecciones municipales de 2015. Desde que saliera a la calle para pedir a los getxotarras el aval de 1.500 firmas y obtuviera más de 2.500, GUK ha sido la marea creciente del cambio vecinal en Getxo. GUK es la agrupación de personas provenientes de diferentes campos políticos - Independientes, Podemos, Ezker Anitza o Equo -, asociativos y particulares. Su modelo de participación asambleario y abierto es el adn que queremos impulsar en un pueblo gobernado con nepotismo durante 40 años por una casta que cree el municipio su cortijo y txoko particulares. porque es posible el cambio, pedimos el voto para GUK, Bozkatu GUK!

domingo, 15 de marzo de 2015

Independientes de Getxo apoyará la candidatura GUK

Independientes de Getxo apoyará la candidatura GUK que se presentará en mayo a las elecciones municipales en Getxo. Guk es el resultado de la agrupación de decenas de personas que militan y proceden en el movimiento vecinal y cultural y del amplio tejido político de Getxo. El nexo de todas ellas gira en torno a la necesidad de un cambio político, social en Getxo.Desde Independientes de Getxo venimos abogando por un cambio en tal sentido desde hace cuatro años, y pensamos que no deben ser los partidos quienes generen dicho cambio. Precisamente por ser la de GUK una iniciativa surgida desde personas, pensamos que Independientes no debe más que prestar su apoyo. Es hora de un cambio. Guk es el cambio.

Un cambio real en al recuperación de los derechos que los getxotarras venimos perdiendo día a día. Un cambio en favor de recuperar la política en sus legítimos depositarios que no son otros que las mismas personas que conforman nuestro pueblo.