miércoles, 10 de mayo de 2017

Acechan al objetor getxotarra


Ignacio Robles. Foto:Egizki.org.


Es bien conocido que los políticos son expertos en hacer posible lo imposible. Como por ejemplo sentirse “sensibilizados” por la acción del bombero que se negó a participar en el envío de armas en el puerto de Bilbao a Arabia Saudí, y al mismo tiempo condenarle porque no cumplió la orden que se le daba. Su justificación es que estaba allí para que las bombas con las que trafica el Puerto de Bilbao no explotasen y que su negativa retrasó en 15 minutos su envío. Estamos ante la dialéctica de la acción ética frente a la orden autoritaria, de la que los políticos obviamente se desligan, y así le va a la política en este país: política sin acción ética; políticos sin moral. Por otro lado, hay una cuestión de fondo muy importante: si es necesaria la presencia de bomberos ante el peligro del embarque de bombas en el Puerto, basta con que no se proceda al peligroso envío de bombas para que la seguridad del propio Puerto que la exporta y la población adyacente no se vean afectadas. Echar la culpa al bombero objetor del peligro del traslado de nada menos que 5.000 toneladas de explosivos, es como sostener que la culpa de la corrupción está en quien habla de ella. Y la responsabilidad de que tal peligro exista es política, y, como siempre, de los negocios que corrompen con muy poco, ciertamente, a la administración en este caso vasca. 

Sostiene la responsable de relaciones institucionales de la Diputación vizcaína en El Correo (9/5/17) que el expediente abierto al bombero Ignacio Robles va por la vía administrativa, no habiendo “responsabilidad política en ello”. Macabra ironía, hipérbole de la incompetencia, metáfora de la cobardía política. 

La diputación foral ha quedado retratada, incompetencia y malversación de muertes descubiertos aparte. También el Puerto de Bilbao cuyo presidente  es un cargo político y en cuyo consejo y junta está representada la diputación. Pero la diputación prosigue empecinadamente  en no darse por enterada. Y prosigue el acecho al objetor. 

Le vamos a poner un ejemplo a la ínclita responsable que dice que el expediente no tiene motivación política alguna. Supongamos que las 5.000 toneladas irían destinadas a ETA. ¿Aceptaría algún cargo político de la diputación abrir un expediente a quien se negara a colaborar en la custodia del armamento antes de su envío para su posterior uso? Sería un escándalo. Pues bien, la ínclita responsable pretender ignorar que el Parlamento europeo ha resuelto que el envío de armas a Arabia Saudí es aún más grave que enviarlas a una diputación, aparte del responsable del expediente al bombero, Las Naciones Unidas también se han manifestado previamente en el mismo sentido. Otra cosa es que en Bilbao no haya ni acato ni ley, sino la que arbitrariamente emplean los próceres que condenan los terrorismos ajenos, olvidando los que ayudan a la floreciente industria armamentística  vasca y española. El expediente a Ignacio Robles está cubierto de sangre. ¿Nos imaginamos a la diputación abriendo expedientes de asilo para los mutilados en Yemen por alguna de los 5.000 toneladas de  bombas que salieron de Bilbao? Al tiempo. La hipocresía onerosa es así. 

Pero aún más. Podemos comprobar lo que la seguridad de los vizcaínos le importa a la diputación foral, al gobierno vasco y al parecer a diversos ayuntamientos. Solo tenemos que preguntar a estas instituciones en qué condiciones y por dónde llegó al puerto de Bilbao esa suculenta suma de 5.000 toneladas de explosivos y bombas.

Lo que se está jugando en este obsceno linchamiento de un Goliat administrativo contra un David ciudadano y trabajador sobrepasa la obscenidad habitual de políticos y enclaustrados cargos a dedo. Es un ataque a quienes componemos la sociedad, una laceración a los principios éticos y morales sobre los que debe sustentarse una sociedad. Principios recogidos por la carta de la Convención europea, entre los que reconoce el derecho de cualquier persona a la objeción de conciencia. La violación de este derecho a cualquier persona residente en un estado miembro que haya aceptado dicha convención, es un delito de lesa majestad. 

Nos preguntamos si las Instituciones Vascas, y su clase política dirigente, son facilitadores del terrorismo. Porque claro, permitir, amparar y proteger el suministro de bombas para actos terroristas, en contra de Resoluciones de la ONU y de nuestra propia Comunidad Europea ¿Cómo podría denominarse si no?

La diputación, el puerto de Bilbao y alguna camarilla de políticos multicolores amparan obscenamente la violación del derecho de Ignacio Robles que reconoce la convención europea y ampara varias resoluciones europea y la de la ONU. Eso es lo que se dilucida y nos tememos que habremos de hacer llegar a la corte  de derechos humanos, para que, una vez más, a una institución de nuestro país se le saquen sus colores por violar o desamparar los derechos humanos. Llegaremos donde haga falta llegar.

viernes, 28 de abril de 2017

Beldurreo que te veo




¿Qué cara se te queda cuando entras en un bar con mucho letrerito de pinchos, comida casera, y te encuentras kétchup en las patatas bravas y ensaladilla rusa de supermercado? La misma que se nos ha quedado al ver a Bildu Getxo defender  un gasto de 70.000 euros para hacer un censo de vivienda vacía en Getxo que ya está hecho pero que el PNV quiere,  suponemos como es habitual en nuestro país desde hace 40 años, adjudicar a las empresas de su micheléneo contorno. Lo más grouchiano del asunto no acaba ahí, sino que a partir de ahí empieza.
Ahora, unos con la habitual demora, el PNV, y otros con esa panzorriana tardanza, BILDU, quieren datos de la vivienda vacía para saber cómo está y que los jóvenes de todas las generaciones puedan venir por miles pues se les expulsó del paraíso que es Getxo porque no había suficiente oferta inmobiliaria. Es el modernizado y teñido de rojez social - casitas por miles de VPO, alquileres sociales - que hace las delicias de los promotores y grandes costructoras. Ahora vienen 70.000 euros para hacer un censo de vvienda vacía en Getxo. Y el tema tiene cabezona cola.

No era baladí que esto de los 70.000 euros se debatiera el día del pincho pote en getxo. Como si cuando comieras, ese pincho de ensaladilla de izquierdilla avinagrada te supiera a tortilla de patata recocida de PNV con huevina. La portavoz de Bildu no se explica por qué GUK se muestra contraria a emplear del erario público 70.000 euros para hacer un censo de vivienda vacía en Getxo. En su habitual mezcolanza de churras y meninas desde 2011, no atisba a comprender que una cosa es conseguir los datos de vivienda vacía en Getxo; otra muy distinta emplear 70.000 euracos – y a quien – para eso; y otra aún más distinta es que ese censo ya exista porque lo elabora cada dos años el Gobierno Vasco. Porque Bildu aduce que se precisa un censo al detalle. Pero cuando el Gobierno vasco en su informe da el dato de las viviendas vacías gestionables para ponerlas en el mercado de alquiler o venta, el 3,1%, está diciendo que sabe cuales son esas viviendas y por tanto donde están y cuales son. Sencillo es seguir el hilillo del razonamiento. Pero a nuestros próceres amigos de la izquierda constructiva se les escapa: ellos y ellas quieren un censo detallado. El caso es que Bildu al completito ni conoce ni sabe y aún menos, obviamente se ha leído, el informe bianual del Gobierno vasco.

Pero es que el dormilente concejal de urbanismo de Getxo tampoco. En su primera argumentación dirá que lo que quiere hacer con esos 70.000 euros el ayuntamiento es un censo sin igual: casa por casa vacía, sondeando las intenciones de cada propietario o propietaria para vender, alquilar. Getxo se merece un estudio de semejante magnitud. Getxo será el primer municipio en Getxo, en su propia municipalidad, su propia comarca y en Euskadi en tener un censo así de pormenorizado. Pero el esperpento prosigue. El concejal de urbanismo de Getxo dice en pleno que quisiera que GUK le trasladara el estudio del Gobierno vasco del que no tiene conocimiento alguno. Como si el cocinero del bar te saltara de la barra y en plan macarra te pidiera  la fórmula de la mayonesa. ¿Incompetencia, ineptitud?  Simplemente negligente diligencia.

- Oiga que mire, no somos testigos de Jehová sino del ayuntamiento. Pasábamos por aquí y mire que en 2008 íbamos a arrasar Andra Marí con casas de VPO en favor de los jóvenes y contra esos baserritarras especuladores a los que expropiamos a 9 euros pero cobramos el IBI como urbano. Y ahora queremos saber la vivienda vacía suya. ¿qué intenciones tiene? Es que el ayuntamiento tiene una sensibilidad que no le cabe en la billetera.

Después de comerte el pincho de patata brava con kétchup de supermercado,  le dices al de la barra que te va a cobrar 3 euros este te dice: es que usted viene aquí mucho desde hace dos años y no propone cómo hacer pincho. El barman macarrilla es el concejal de urbanismo que reprocha que GUK solo pone pegas pero que en los dos años de legislatura no le ha resuelto al PNV que lleva 40 gobernando Getxo cómo resolver el indescifrable problema de la vivienda. Y claro, el chulo de la barra te suelta que no solucionas cómo convertir el pincho en un verdadero pincho porque el chulo de él no te deja entrar en la cocina: la cocina es de él. Dice que no se sabe cuántos miles de votantes le han votado por patata con ketchup que pone en la barra. Bien, que gestione él, y que no nos pida ingredientes donde luego dice que nadie nos ha invitado. 

Luego te entra el beldur, es decir el miedo. La legionella, la salmonelosis. La mayonesa de la izquierda que es más yema y sensible a la temperatura, revienta en su propia inconsistencia blandurrea. La portavoz de Bildu dice que desde hace 10 años no se tienen datos de la vivienda vacía en Getxo. Desastrosa la alevosía de la ignorancia. Da reparo y escalofrío pensar en que la alternativa de izquierdas en Euskadi es esto. No hay alternativa. Por supuesto que hay datos pormenorizados. En 2011, en 2013, en 2015. Le basta tecleear en cualquier buscador: informe vivienda vacía euskadi. Así de arduo.

Algún prócer local de Bildu reprocha que GUK no propone nada, tratando de escurrir el bulto sobre los 70.000 euros. Escucharle es escuchar a un muñeco dirigido por el concejal de urbanismo del PNV. Pero es que la historia es empecinada. Los hoy partícipes de GUK estábamos reclamando hace 6 años que la vivienda vacía se computara como oferta municipal; alertábamos a Bildu del coste social del Antzoki que se ha comido 20 millones de euros - tres mil millones y medio de pesetas - que estaba destinado para vivienda social a la juventud de Getxo. 

Proponemos una pelotilla a los audaces amigos y amigas de Bildu. Con su voto favorable para destinar 70.000 euros en un censo de vivienda vacía, ¿qué empresa del PNV se va a llevar el negociete copiando los datos de los informes del Gobierno vasco? Ese es el PNV style que luego Bildu denuncia con boca asombrada. O quizá ni eso.

lunes, 24 de abril de 2017

Los mayores de Romo dicen SI a la Nagusien Etxea




El alcalde de Getxo reprochaba a los mayores que defendían la nagusien etxea en Romo carecer de “representatividad”. En las elecciones a la junta de la nagusien celebradas este lunes 24 de abril de 2017, toda la junta elegida – casi el 80% de los votos - es partidaria de que las personas mayores de Romo permanezcan en la Nagusien, en contra del plan del alcalde de trasladarles a una planta de la nueva kultur etxea y especular así con el histórico edificio. Las personas jubiladas han dicho NO al rodillo del ayuntamiento. Han dicho SI a seguir disfrutando de una Nagusien que simboliza mucho más que un magnífico edificio para el barrio de Romo. Han dicho NO al chapucismo de querer embotar en la nueva y faraónica kultur etxea a los mayores como en una gigantesca lata de sardinas. Han dicho SI al ejercicio de decidir y a ser escuchadas sus reivindicaciones y sus esperanzas, y a respetar la Nagusien como algo más que el patrimonio del barrio. 


La movilización de los mayores en Romo se une a la de los jóvenes reclamando el gaztetxe, cuya manifestación hace unos días congregó a cerca de 400 personas. Estos son los tiempos para lírica municipal. En Romo, la calle se mueve. Ya veremos si los partidos están a la altura. La voz y la palabra están de momento recuperadas.